El Ministerio Público y la Trilogía Investigadora

Nuevo Sistema de Justicia Penal
Revista Semestral del Consejo de Coordinación para
la Implementación del Sistema de Justicia Penal
Año 1 ¦ Noviembre 2010 ¦ Número 2

Por Cuauhtémoc Vázquez González de la Vega 1

La sociedad reclama una actividad firme y decidida en contra de quienes vulneren su integridad, bienes y tranquilidad; al mismo tiempo que exige un cuerpo investigador respetuoso de la ley, de los derechos humanos, con una ética profesional, el cual tuviese como misión la auténtica representación social de los mexicanos. Con la Reforma Constitucional del 18 de junio de 2008, en la que se incorpora el Sistema de Justicia de corte Acusatorio, Adversarial, el Ministerio Público debe tener herramientas para el desempeño de su función como coordinador de la Trilogía investigadora”

Se debe lograr abatir la impunidad, al tiempo magnificar las garantías y el respeto a los derechos humanos de los gobernados; para lograr lo anterior, se plantea abatir los trámites innecesarios de manera exitosa, es decir, quitar los gestiones rígidos y protocolarios que presentaba la fase investigadora. El establecimiento a nivel Constitucional, del criterio de oportunidad y los métodos de justicia alternativa, para socializarlos dentro de la población. Profesionalizar al factor humano y dotarlo de apoyos financieros y tecnológicos de vanguardia, para que puedan operar el sistema.

Se propone crear una comisión plural, en la que participen el Instituto Nacional de Ciencias Penales, los procuradores de justicia, autoridades de las facultades de derecho del País, intelectuales académicos, la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación Para la Implementación del Sistema de Justicia Penal, El Sistema Nacional de Seguridad Pública y representantes de la sociedad; esto con el fin de dar marcha a la reingeniería del Ministerio Público en sus distintos ámbitos de competencia.2 Con este plan de acción, se propone que esta comisión plural implante las estrategias necesarias para constituir el Ministerio Publico Investigador; asimismo fungirá como órgano permanente de control y supervisión. El Ministerio Público se deberá enfocar a dar resultados contundentes en el ataque a la criminalidad y a recobrar la confianza de la ciudadanía.

Profesionalización

El Ministerio Público debe contar con conocimientos especializados en procuración de justicia a fin de crear una nueva generación de investigadores que dirijan en la práctica las acciones y diligencias encaminadas a descubrir la verdad histórica. Con lo anterior se deja a un lado al Ministerio Público de escritorio, tramitador de oficios.

La selección del personal que integre el Ministerio Público Investigador deberá ser rigurosa; sometiéndose a exámenes psicométricos, de conocimientos jurídicos y técnicos, así como a exámenes físicos. Se deben tomar en cuenta tanto las aptitudes como las actitudes de los aspirantes; una vez seleccionados se deberán entrenar en aspectos técnicos, teóricos y operativos de la investigación criminal y científica. Para la profesionalización del Ministerio Público se deberán instrumentar mecanismos y sistemas de investigación científicos de vanguardias medibles y cuantificables, que permitan la supervisión y evaluación constante de resultados. De la misma forma se tiene que eficientar las bases de datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, reto que a la fecha tiene Plataforma México, para lograr la correcta coordinación entre las distintas entidades y niveles de gobierno.

A fin de terminar con la burocracia y los errores en la etapa de investigación, dentro de la capacitación que se propone, se incluye una estructura la cual debe integrarse por células investigadoras; estas unidades o células base, trabajaran un determinado número de asuntos, referentes a las cuestiones que más agravian a la sociedad en la actualidad como son la delincuencia organizada, los delito violentos, y los delito seriales.

Para investigar de manera adecuada los comportamientos típicos se requiere contar con una nueva estrategia de organización; con el propósito de delimitar responsabilidades y centrar objetivos concretos para obtener información precisa sobre el delito y el delincuente con el objeto de asegurar un adecuado desempeño de la investigación. Con estos mecanismos anteriormente propuestos, todos los asuntos deberán concluirse, pues al dar seguimiento y supervisión constante a la investigación, necesariamente se tendrá que formular la imputación en contra del indiciado, o en su caso la causa excluyente que opere en términos de ley y así evitar que los asuntos se queden en un archivo temporal o provisional. La investigación científica se podrá llevar a cabo con continuidad. Al contar con investigaciones específicas y concretas, el seguimiento y la supervisión al desarrollo del trabajo será una realidad.

Un elemento de la profesionalización de los agentes del Ministerio Público consiste en ubicar indicadores mínimos de eficiencia, entre los que se destacan:

1. El Ministerio Público Investigador debe llevar un control del número de carpetas de investigación previas recibidas.

2. El Ministerio Público Investigador debe llevar un control de los asuntos resueltos y tiempo de gestión requerido.

3. El Ministerio Público Investigador debe llevar un control del estado de las investigaciones judicializadas, en qué diligencia se encuentra y cuáles son las diligencias que ya concluyeron.

La investigación en el nuevo sistema

La investigación es la etapa procedimental durante la cual la trilogía investigadora realiza todas aquellas diligencias necesarias para estimar la existencia de un hecho delictuoso y la probable intervención delictiva del sujeto y optar por formular imputación o no.

El nuevo rol que debe desempeñar el Ministerio Público como líder de la “Trilogía Investigadora”3 implica implementar retos y formas radicalmente nuevas de trabajo, con el propósito de instaurar un sistema penal preponderantemente acusatorio y garante de los derechos fundamentales de todos los involucrados en el proceso penal.

En la etapa de investigación, los elementos probatorios que se recaben carecerán de todo valor hasta el momento de ser desahogados ante el órgano jurisdiccional en audiencia de juicio, excepto la prueba anticipada y la pre-constituida4. La tendencia que identifica a un sistema de corte preponderantemente acusatorio es hacer una investigación previa ágil y simple, menos formal y más funcional, lo que implica restarle peso probatorio a las diligencias practicadas por el Ministerio Público en esta fase.

Actualmente existe un debate en el ámbito académico en el sentido de definir cuáles son los requisitos que debe cumplir el Ministerio Público, para efectos formular imputación, pues algunos se inclinan por una postura de acreditación plena y otros que la estimación debe ser superficial. Si a este planteamiento se incorpora la idea de que los elementos probatorios recabados en la investigación solo serán estimados para vincular a una persona, se entiende que no tendrían valor probatorio alguno en la sentencia.

Se debe comprender que la desformalización de la investigación y de los requisitos para que el Ministerio Público formule imputación, no significa que actúe arbitrariamente, sino por el contrario, el actuar de la institución investigadora deberá ser profesional y científico, pues esas fuentes de prueba que el investigador recabe durante la etapa inicial, deberán ser preservados para que en su momento se practiquen, como medios de prueba en un debate oral; con lo antes referido, no se duplican las actuaciones al momento de llegar al juicio, pues se cumple con el principio de igualdad de armas en el proceso y será un tribunal oral imparcial quien decida sobre lo que las partes plantean en el debate. De ninguna manera se puede pensar que esta reforma servirá de base para que el Ministerio Público ejercite la acción penal en forma indiscriminada y en detrimento de la sociedad.

Cuando se simplifican las diligencias no se limita la actuación del Ministerio Público para estimar el hecho delictuoso y la probable intervención delictiva del indiciado, toda vez que tiene amplias facultades para emplear los medios de investigación que juzgue necesarios, con la única limitante de que estos medios y técnicas de investigación no sean contrarios a derecho y respeten el principio de proporcionalidad.

Manual de investigación ministerial

A continuación se propone un manual mínimo de investigación con el propósito de facilitar la actuación del Agente del Ministerio Público, de manera sistemática, cronológica y transparente dentro de un sistema preponderantemente acusatorio, para dar sustento a la garantía de certeza jurídica dentro de la investigación.

Este modo de trabajo, a manera de (PSO) Procedimientos Sistemáticos de Operación, fue ideado por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, para la Coordinación General del Ministerio Público Especializado, dando muy buen resultado, al facilitar a los investigadores seguir una metodología y bitácora en cada uno de sus casos5.

1. Denuncia

La primera diligencia en toda investigación consiste en dar a conocer la noticia criminal al órgano investigador por lo cual se deben seguir las siguientes actuaciones:

1. Recibir la denuncia o comunicado oficial del probable hecho tipificado como delito.
2. Recabar los datos generales del denunciante. Cuando sea anónima la denuncia, estos datos quedarán en estricta confidencialidad. El denunciante puede solicitar que sus datos personales se mantengan en confidencialidad a lo largo de toda la investigación.
3. La denuncia deberá contener la descripción de los hechos desde la apreciación de la primera persona que conoció de los mismos (particular, autoridad, familiar de la víctima, etcétera), así como la forma en que ésta se enteró.
4. Indicar día, lugar y hora en que el denunciante se enteró del probable hecho delictivo.
5. Recabar los datos generales que se puedan obtener respecto del hecho a investigar.
6. Recabar la descripción de la persona o personas involucradas en los hechos y la participación de cada uno.
7. Cuando se conozca al indiciado, recabar sus datos generales.
8. Cuando no se conozca al indiciado, recabar su media filiación.
9. Indicar: fecha, lugar y hora donde ocurrieron los probables hechos delictivos.

Existen dos tipos de denuncia: la formal y la informal. En la primera, la policía investiga y advierte la comisión de un hecho delictuoso al agente del Ministerio Público; en tanto que en la segunda, la víctima u ofendido van directamente con el agente del Ministerio Público a dar a conocer la noticia criminal.

2. Descripción del Modus Operandi

Los seres humanos somos entes de hábitos y costumbres; por lo cual nos apegamos a cierta rutina.

En este sentido, es importante establecer el modus operandi ya que da el patrón de conducta del probable hecho delictivo, y permite comparar y dejar un precedente para desarrollar otras investigaciones. Para detectar un posible modus operandi es necesario identificar rasgos característicos de los hechos delictivos, a través de distintas áreas a saber:

1. Entradas y salidas de la escena del lugar de los hechos.
2. Tipo de instrumento utilizado para la comisión del probable hecho delictivo.
3. Formas de acercamiento a las víctimas.
4. Forma de sometimiento a la víctima.
5. Tipo de víctima.
6. Comportamiento del indiciado respecto de las víctimas.
7. Movimientos corporales del indiciado
8. Conocimiento del lugar e instrumentos de movilidad para abandonarlo.

El manejo adecuado del modus operandi es importante para la correcta investigación de un posible hecho delictivo, ya que al conocer el móvil, la oportunidad y el modo del indiciado, ayuda al Agente del Ministerio Público con la investigación a su cargo.

3. Inspección de la escena del delito

El Agente del Ministerio Público, la Policía Investigadora y los Servicios Periciales se trasladarán al lugar de los hechos probablemente delictivos para buscar indicios que sean de utilidad para construir la teoría del caso y así poder formular imputación, la trilogía investigadora debe tener un especial manejo de la escena del delito. El Ministerio Público deberá llevar un manual de trabajo con el propósito de llevar un orden de la documentación de sucesos, mom0entos y movimientos importantes, relacionados con la investigación a su cargo. En dicho manual se administrará lo siguiente:

1. Descripción narrativa del lugar de los hechos.
2. Registro fotográfico del lugar de los hechos.
3. Diagrama y croquis del lugar de los hechos.
4. Registro de recuperación de evidencias.
5. Registro de toma de huellas dactilares en el lugar de los hechos.

Con relación a las evidencias e indicios localizados en el lugar de los hechos, no se deberá permitir que se toquen o se muevan los objetos encontrados en el mismo, hasta la llegada del Ministerio Público correspondiente y los peritos en criminalística; a esto se le denomina cadena de custodia,6 la cual es importante, ya que es la figura encargada de resguardar la evidencia, e incluso puede vincular un caso con otro. Los policías deben hacer un informe sobre los hallazgos o indicios encontrados. A su vez, el Ministerio Público deberá iniciar el procedimiento de custodia respecto de los elementos materiales o evidencias físicas que se recaben, ya sea en el lugar de los hechos o en el lugar del hallazgo.

4. Intervención de Servicios Periciales

El Ministerio Público deberá ordenar la intervención de peritos expertos para el caso que se investiga, para el correcto desarrollo de la investigación a su cargo. Existe una variedad de servicios periciales para la investigación de los hechos, entre los que se destacan:

a )Criminalística para fijación del lugar de los hechos, cuya función consiste en: Describir de manera detallada lo que se aprecia en el lugar ya sean: objetos, personas, cadáveres, u otros; elaborar croquis para ilustrar la ubicación y distribución de los indicios encontrados; reproducir tridimensionalmente, marcas producidas en superficies blandas localizadas en el lugar de los hechos; fijar a través de fotografías, el lugar de los hechos y los indicios encontrados; buscar y levantar huellas dactilares; reconstruir la escena de los hechos; determinar la posición víctima–victimario y las posibles características de los probables responsables; establecer la veracidad de lo declarado por los sujetos en los hechos; establecer posibles características de las armas, objetos o instrumentos utilizados; y, determinar número de personas que intervinieron en la realización de los hechos.

b)Fotografía para observar gráficamente lo que es observado y fijado por el Ministerio Público en distintas posiciones como: La fijación del lugar de los hechos; La fijación de huellas dactilares, pisadas, manchas, daños a objetos, impactos, u otros; La fijación de ropas, lesiones, heridas, lunares, tatuajes, cicatrices de los sujetos que intervinieron en los hechos presuntamente delictivos; la identificación de detenidos, cadáveres y armas; La fijación de bienes muebles e inmuebles; La fijación de documentos encontrados en el lugar de los hechos.

c)Química, con la finalidad de brindar estudios relacionados con: La identificación de las armas de fuego, así como el uso de las mismas:

La prueba de Harrison, para determinar si alguien disparó un arma de fuego.
La prueba Absorción Atómica, para identificar la presencia de trozos metálicos de plomo, bario o antimonio.
La prueba de Walter para determinar la distancia a la que se efectuó un disparo, así como la búsqueda de nitritos en los orificios producidos por un proyectil en las ropas.
La reacción de Lunge, para determinar si un arma fue disparada.
La prueba de Radisonato de Sodio, cuya función es similar a la de Absorción Atómica.
La aplicación de técnicas de serología para hacer rastreos hemáticos:
La prueba de Kastel–Mayer, cuya función es identifica manchas de sangre
La prueba de Precipitinas, la cual determina si la sangre es humana.
Técnicas para la identificación del tipo de sangre.
Aplicación del exudado vaginal, oral o anal para detectarla presencia de espermatozoides.
La prueba de DNA en sangre, semen, saliva, sudor, lagrimas, cabellos, etcétera.

La identificación de sustancias químicas, así como la determinación de su naturaleza: Cianuros, arsénico, estricnina, barbitúricos, alcaloides en general y drogas.

La identificación de alcohol en fluidos biológicos, y la determinación del estado de ebriedad, tanto del probable responsable como de la víctima. Dicha identificación se puede efectuar en:
Sangre, orina, sudor.

d)Balística, el cual ayudará a determinar las características de las armas de fuego, como son: la determinación de calibres, en un proyectil, casquillo o esquirla; estudio microcomparativo para establecer calibre, rayado y correspondencia con el arma en estudio; el funcionamiento; las formas de almacenamiento; si el arma ha sido disparada; y, la posición víctima– victimario, trayectoria y distancia en la que se efectuó el disparo.

e)Medicina Legal: cuya función consiste en determinar las características fisiológicas y psicológicas de los sujetos intervinientes en el hecho presuntamente delictivo, entre las que se destacan: la edad del individuo; el estado psicofísico de la persona; la integridad física y las lesiones que puedan presentar los sujetos; la elaboración de actas medicas; la práctica de exámenes ginecológicos y de exploración física; la aplicación de exámenes andrológicos y proctológicos; la práctica de exámenes de necropsia; y, la congruencia entre las lesiones apreciables en personas o cadáveres y el arma o instrumento del delito.

f)Retrato hablado, el cual se utiliza para elaboración de croquis del lugar de los hechos así como las personas y objetos, cuya identidad es desconocida.

g)Valuación: para fijar un valor a un objeto, de acuerdo a su estado, en relación a la oferta y demanda en el mercado.

h)Documentoscopia y Grafoscopio, cuyas funciones son: determinar el origen y la antigüedad de un papel; identificar la autenticidad de papel o documento; y, apreciar el origen de la escritura y determinar a quién corresponde.

i)Antropología: cuya aplicación se presenta para establecer origen y antigüedad de restos óseos.

j)Antropometría, cuya finalidad consiste en: realizar reconstrucciones faciales y corporales de restos humanos; y, establecer características étnicas y físicas de restos humanos.

k)Foniatría, para la identificación de voces y sonidos en cualquier medio de grabación.

l)Peritos intérpretes: para casos en los que la víctima, el indiciado o los testigos, hablen lengua o dialecto distinto al castellano o sean sordomudos.

m)Odontología: Para establecer edad, sexo, identidad y otras características de personas o cadáveres, mediante el estudio de piezas dentales.

n)Incendios y explosiones: para establecer la mecánica del fuego (origen, causas, provocado, accidental) tiempo de duración, temperara, sustancias acelerantes

o)Psicología Criminal, cuya función consiste en: estudiar la personalidad del delincuente (conducta) y realizar estudios victimológicos (perfil de la víctima).

p)Psiquiatría Criminal: Para establecer si el probable responsable tiene capacidad de querer y entender, así como algún trastorno o patología del probable responsable.

q)Tránsito Terrestre: para identificación de huellas de frenado, arranque, desplazamientos y trayectorias de vehículos.

r)Contabilidad: Para determinar el monto del perjuicio patrimonial de la víctima, en los casos en que esté relacionado el secuestro y los delitos patrimoniales.

El Ministerio Público deberá de asignar el momento en que intervenga cada perito, a efecto de que la diligencia se realice de manera ordenada, coordinada y secuencial. El perito informará al Ministerio Público, de los hallazgos o indicios encontrados, los cuales levantará y embalará en su presencia, trasladándolos bajo su responsabilidad, al laboratorio correspondiente, para practicar las pruebas solicitadas por el investigador, y las que a su criterio técnico considere necesarias para el esclarecimiento de los hechos. El Ministerio Público deberá dar seguimiento continuo a los resultados de todas las pruebas periciales solicitadas, analizando los dictámenes y aclarando las dudas y comentarios que procedan, con la finalidad de establecer su teoría del caso.

La sociedad Mexicana reclama y espera que se haga realidad uno de los anhelos mas caros “la Justicia”. El Nuevo Sistema de Justicia Penal, se constituyó para esto y recae sobre todo, uno de sus principales operadores “El Ministerio Público” el peso y la responsabilidad de cumplir tan sentida misión. Lo cierto es que la transición del cambio ya empezó, enhorabuena…

Nota original ¦ Presione Aquí!


1 Director de Capacitación de la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal, Maestro en Alta Dirección por la Universidad Anáhuac, especialista en investigación científica del delito por la Academia Nacional del FBI.
2 Se propone que el INACIPE, al ser quien capacita los Ministerios Públicos Federales, tenga a su cargo una evaluación periódica de los Ministerios Públicos en funciones, en plazos continuos de dos años, a fin de garantizar una certidumbre jurídica de la investigación y el respeto de sus operadores.
3 Ministerio Público como líder, la Policía Investigadora y los Servicios Periciales como sus auxiliares directos en la investigación científica de los hechos típicos.
4 Dagdug Kalife, Op. Cit. p. 197.
5 René González de la Vega y Gustavo Salas Chávez, Documento elaborado para el Ministerio Público Especializado de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal en 1993.
6 La cadena de custodia es un proceso de calidad, continuo y documentado, aplicado por particular o servidor público, cuyo objetivo es desarrollar la capacidad demostrativa de todo espacio o lugar considerado escena, así como de todo elemento de prueba a partir de su identidad y naturalidad, desde que se conozca de su existencia o toma; hasta que la autoridad judicial lo determine.


Regresar ¦ Presione Aquí!